rawpixel-600782-unsplash-1-094508-edited.jpg

Miedo al Cambio

Vivimos en un mundo que se mueve más rápido que nunca. Donde hay nuevas tecnologías que se desarrollan tan rápidamente que no nos da tiempo a acostumbrarnos a las anteriores. Donde cambiamos de trabajo cada dos años y donde no nos comprometemos con nada y casi con nadie.
Sofia J. Valls

Vivimos en un mundo que se mueve más rápido que nunca. Donde hay nuevas tecnologías que se desarrollan tan rápidamente que no nos da tiempo a acostumbrarnos a las anteriores. Donde cambiamos de trabajo cada dos años y donde no nos comprometemos con nada y casi con nadie.

Supuestamente, deberíamos ser la generación más adaptable de la historia. Sin hipotecas, sin hijos antes de los 40 y con contratos que pueden romperse más fácil que el cristal. Sin embargo,  dentro de nosotros seguimos teniendo miedo de los grandes cambios.

Nos dicen que salir fuera de nuestra zona de confort es bueno para nuestro desarrollo personal, por lo que aparentemente dibujamos una vida llena de cambios. En realidad, esto no es más que sentirnos cómodos con un cambio de trabajo en una posición similar y en una empresa parecida a la anterior. No es más que mudarnos de un apartamento alquilado a otro, probablemente en la misma zona.

Bravo. Somos invencibles.

Desafortunadamente, cuando realmente se nos presentan grandes cambios en nuestra vida, aquellos que realmente nos harían estar incómodos, nos sentimos paralizados y tenemos miedo de perder todo ese confort que nos rodea.

Después de vivir en Dublín como expatriada durante 5 años, siempre pensé que soy una persona en constante movimiento y siempre he estado orgullosa de mi capacidad de adaptación al cambio. Después de todo, dejé Madrid con un futuro incierto: sin trabajo, sin casa, sin amigos y sin familia; dispuesta a empezar una nueva vida desconocida.

De todas formas, también tenía 23 años, me acababa de licenciar, vivía con mis padres y tenía pocas posibilidades de encontrar un trabajo en España debido a la crisis. Así que al final no tenía nada que perder. 

Este 2018, mi pareja y yo hemos decidido que será nuestro último año en Dublin y que volveremos a Madrid buscando una mejor calidad de vida, quizás comprar una casa y disfrutar un poco más del sol.

Cuando empezamos a pensar en esto, yo estaba más convencida que él y la idea me parecía estupenda. Sin embargo, en el momento en el que él también empezó a convencerse, entonces me di cuenta: "Mierda, ahora esto es real" y una ola de ansiedad y miedo me invadió.

Incluso si el cambio significa volver a mi ciudad de origen, pienso también en todo lo que he construido en Dublin en los últimos 5 años, la persona en la que me he convertido y todo lo que he trabajado para llegar a donde estoy ahora y me entra el miedo. La diferencia entre hace 5 años cuando me mudé a Dublin y ahora, es que ahora tengo todo que perder.

En esos momentos, tuve miedo de de verdad salir fuera de mi zona de confort y de lanzarme a lo desconocido.

Creo que, cuanto más mayores nos hacemos, más miedo tenemos del cambio. Somos más conscientes del tiempo y de nuestras vidas. Cuando tenemos 20 años sabemos que estamos aprendiendo a vivir y en caso de equivocarnos en algo, siempre se puede volver a atrás.

Sin embargo, cuando nos acercamos a los 30, o cuando ya estamos en los 30, creemos que cometer errores nos hará ser rechazados por la sociedad y que, de alguna manera, perderemos esa carrera hacia crear la vida que siempre quisimos. La carrera por crecer profesionalmente, por ser ascendido, por ganar más dinero. 

Esto es por lo que hoy, incluso teniendo miedo al cambio que se acerca, se que no debería estar preocupada por cometer un error.

Todas las cosas en la vida son reversibles excepto la muerte. Que el tiempo es demasiado limitado como para vivir nuestras vidas felizmente en nuestra zona de confort preguntándonos "qué habría podido ser si..."

Que todos debemos vivir como si fuera el fin del mundo y que eso incluye tener miedo, tomar riesgos y de verdad hacer cambios.

Escrito originalmente en Enero de 2018

Suscríbete a este blog

More Posts